Acogida niño saharaui en campamentos de verano (San Vicente de Paul) (Proyectos)

El Grupo Scout San Vicente de Paul 396 de Albacete nos cuenta su experiencia al acoger a un niño saharaui (Salumi) durante los últimos campamento de verano, un proyecto que se ha extendido desde el 2009 hasta este último año donde se pudo despedir de sus compañeros scouts con los que tanto ha aprendido y les ha hecho aprender.

Nuestra andadura e información sobre el pueblo Saharaui ha sido más bien tardío. Todo esto en realidad se lo debemos a una pequeña persona que apareció en nuestro grupo en el 2009.

Salumi era un pequeño niño que vino a una casa de acogida, la familia que toma esta iniciativa fue la familia “Tévar-Alcahud”, cuyas tres generaciones de esta familia han pasado y pasan por nuestro grupo.

Grupo Scout San Vicente

Nosotros estábamos bastante verdes en el conflicto que vivía en este pueblo, pero Salumi un niño de 9 años que prácticamente no hablaba español nos iba informando de todo lo que sucedía, de todo lo que había vivido para tan corta edad, los problemas que tenían su familia para vivir y eso que ellos eran de los “más privilegiados” porque su padre era policía y ¡tenían tele!, nos dimos cuenta también muchas veces de su educación ya que este año decía que el con niñas no jugaba y menos al fútbol.

Lo que más nos llamo la atención es cómo disfrutaba con el agua ya que eso de tener una piscina para cuando se quiera bañar es algo inimaginable para ellos y su cara de asombro con un simple pompero.

Grupo Scout San VicenteEn 2010 su familia de acogida nos dijo que lo primero que quería hacer nada más llegar es irse de campamento con los scouts. Este campamento hablaba un poco más, solo imitaba lo que decíamos y a los scouters pero nos reíamos mucho como nos veía. Lo que más nos llenaba de este pequeñajo era su sonrisa, se veía gratitud por todos los lados. Este año fue el año “Jalufa” como decimos nosotros, ya que cada vez que veía una carne roja saltaban las alarmas y nosotros nos moríamos de la risa de ver como lo decía.

Este año nos dimos cuenta que andaba descalzo por todos sitios y como nos enseñaba las plantas de los pies y nos decía que “duro duro”.

Al año siguiente volvió algo más grande y hablando mucho más español, lo que no se esperaba es que este año el campamento lo iba a compartir con dos escultas marroquís de 16 años. Fue una primera semana complicada ya que tuvieron discusiones por este tema incluso llegamos a oír de la boca de un niño de 11 años “si tengo que coger un arma por mi pueblo la cogeré”. Ahí es realmente donde nos dimos cuenta el alcance de este conflicto en los niños y como su concienciación llega más allá de lo que podemos imaginar.

Grupo Scout San Vicente

Al finalizar el campamento nos dimos cuenta de lo que los Scouts llegan a inculcar en los jóvenes ya que Salumi acabo jugando y llevándose muy bien con estos dos escultas.

En 2012 llegó un año para nosotros duro ya que la familia de acogida nos dijo que iba a ser su último año y ahí fue cuando decidimos hacer algo y sobre todo concienciar un poco más al grupo de esta situación. Fue un campamento duro ya que hubo muchas lágrimas de despedida y sobre todo de decir adiós a uno de nuestros niños para siempre. Y para eso nunca se está preparado.

Grupo Scout San VicenteNo creo que hubiese nadie en el grupo que no soltara una lagrima por Salumi al igual que el solo podía llorar y decirnos que nos quería.

Por eso nuestra manera, sobre todo por nuestros medios personales, fue crear la canción del festival en nombre de Salumi y de lo que sucede en su pueblo y cariñosamente lo llamamos “Niños de arena”. Creo que logramos llegar a más de un corazón y sobre todo a alguna conciencia.

Para nuestra sorpresa el verano de 2013 vino con una gran noticia y es que nuestro pequeño Salumi volvía por última vez a España, había ocurrido algo en su familia y le concedían ese trato de favor. Su familia de acogida nos dijo que ya estaba cansado de venir a España que le hacía ilusión por el campamento y ver la playa.

Grupo Scout San Vicente

Este verano fue intenso ya que sabíamos que volvería ser su último año y creemos que ya no se iba a repetir más.

Por eso le damos las gracias por ser como es, las gracias a la familia “Tévar-Alcahud” por traerlo y confiar en nosotros.

Y Gracias por dejarnos aprender tanto de alguien tan pequeño. ¡Te queremos y te echaremos de menos Salumi!

Grupo Scout San Vicente

Fotos cedidas por Grupo Scout San Vicente de Paul 396.